lunes, 1 de febrero de 2016

OTRA ELECCIÓN CANALLA

Escribe: Harold Alva

En las últimas elecciones municipales la población votó por lo práctico y el resultado fue un voto amoral: canalla.
¿Qué hacer para revertir esta situación? ¿Cómo evitar otra elección canalla? Los responsables de lo que suceda en el futuro seremos nosotros y seguiremos en descenso mientras no asumamos esa gran responsabilidad. Por eso, es preciso detenernos y hacer un examen de consciencia, preguntarnos porqué fallamos, por qué no nos involucramos en las tareas importantes, porqué esta involución, porqué dejamos que sean otros quienes elijan por nosotros, porqué permitimos que las encuestadores apuntalen falsos liderazgos.
Detengámonos un momento en nosotros mismos. El problema cruza por una crisis de valores, de moral, esto que sufrimos pasa porque nos hemos acostumbrado a convivir en el irrespeto, en la ausencia de cumplir con la palabra, esto que sufrimos pasa porque como individuos no hemos aprendido a respetarnos entre nosotros mismos, vivimos acostumbrados a la zancadilla, a las coimas en niveles macro y micro, a las coimas en las licitaciones cuando pretendemos venderle al Estado o a los sobornos cuando le rompemos la mano al policía para que no nos ponga una papeleta, y creemos que todo esto es normal, y seguimos hundiéndonos, y seguimos tranquilos como si este fuese el modus operandi de gente con principios y claro que no, por supuesto que no.
Todos los días salimos a la calle y antes de salir nos miramos en el espejo y vemos a un hombre normal o a una mujer normal y retornamos a nuestros hábitos, volvemos a la rutina, y de nuevo se suceden las zancadillas, las vociferaciones, el rumor con el que nos atacamos y continuamos equivocados. Necesitamos detenernos como individuos. Necesitamos hacer un imperativo acto de consciencia. Necesitamos ser leales con nosotros mismos ¿Nos equivocamos? Sí, nos equivocamos, dejemos el miedo, la cobardía, asumamos que nos hemos equivocado, quitémonos este manto de desdicha y pensemos en el porvenir, trabajemos por empezar a mirarnos como ciudadanos sin manchas y caminemos hacia adelante.
Nuestro país no merece estas autoridades, nosotros no merecemos esto. Vamos a cumplir doscientos años de independencia política, pero aún no es tarde para volver a nosotros como individuos. Debemos empezar en nosotros la verdadera cadena por el cambio. Keiko, Acuña, García (su alianza impopular), PPK, Toledo, Guzmán, Olivera; no los merecemos.
Evitemos otra elección canalla.