martes, 30 de agosto de 2016

Y el poeta me leyó como si yo fuese alguien


Estuve a punto de conocerlo en 1996 cuando participé en los Juegos Florales Luis Hernández Camarero que organizó el Centro de Estu­diantes de Medicina de la Universidad Nacional de Trujillo. Era uno de los miembros del jurado junto a Reynaldo Naranjo el poeta de “Usted aquí” y Nicolás Yerovi. Sabía de memoria su poema “Y la muchacha me amó como si yo fuese alguien”, tenía su libro “Ángel de hierro” y lo había leído en algunas antologías, por eso la noche de la premiación fui, más que a ten­tar la posibilidad de ser uno de los premiados, a conocerlo. Fue la primera vez que vi a un poeta reír a carcajadas cuando hablaba de poesía. Nicolás Yerovi fumaba y reía cuando recordaba cómo Luis Hernández se hizo más amigo suyo a medida que sus hermanos se hacían mayores. Naranjo y su voz grave tratándonos de “cómplices” y decenas de jóvenes atentos a que abran los sobres con los nombres de los ganadores. Pero aquella noche de 1996 no lo conocí. El poeta no viajó a Trujillo. Fue en 1999 cuando llegué a Lima y asistí a una presentación en La Noche de Barranco cuando pude co­nocerlo. Era el lanzamiento de “Ritual de los prójimos” de Renato Cisneros y Luis La Hoz fue uno de los presentadores. Finalizado el acto me acerqué, le obsequié el libro que presentaría la semana siguiente. Lo observó, leyó las primeras páginas. Se detuvo en el prólogo. “Con tu permiso”, me dijo y rompió las cuatro páginas. “No lo necesitas”. Posteriormente incluí dos de sus poemas en una antología que publicó el Fondo Editorial Cultura Pe­ruana el 2003 y el último 23 de agosto tuvo la generosidad de invitarme a leer en el Salón Dorado del Teatro Municipal de Lima. Muchas gracias por valorar mi poesía, Poeta Luis La Hoz.


(Columna publicada en el diario Expreso. Martes 30 de agosto de 2016)

domingo, 8 de mayo de 2016

EN MANOS DE PPK

.
Las cifras de las últimas encuestas nos confirman que la historia cuando no se repasa se repite. A fines de la década de los 80, frente a la catástrofe alanista, cuando todo indicaba que el futuro presidente sería Mario Vargas Llosa, irrumpió en nuestra política un desconocido ingeniero que supo capturar la atención de aquellos millones de independientes que ya le había dado una lección al FREDEMO cuando eligieron a Ricardo Belmont alcalde de Lima. Alberto Fujimori fue firme en su rechazo a la partidocracia, le dijo no a los políticos tradicionales y, si bien recibió el apoyo subrepticio del partido aprista, derrotó a un triunfalista Vargas Llosa ante la mirada atónita de los grupos de poder que no imaginaron que aquel descendiente de japoneses tendría alguna posibilidad de siquiera acceder al senado. Hoy, 26 años después, con Alberto Fujimori preso, acusado por corrupción y por crímenes de lesa humanidad, el panorama se repite. El 5 de abril la voluntad popular le dijo de nuevo no a quienes representan la política tradicional. El APRA con las justas logró ingresar cinco congresistas, el PPC ninguno, Perú Posible desapareció del mapa y las izquierdas han retornado con fuerza al parlamento, 22 congresistas es algo que no se puede subestimar. ¿Frente a esto qué están haciendo los candidatos que corren en esta segunda vuelta? 


Pedro Pablo Kuczynski en un inesperado acto de torpeza está haciendo alianzas con los perdedores, ha recibido el apoyo de César Acuña, el cuestionado líder de APP, a quien el JNE lo sacó de carrera por entregar dinero en la campaña; ha recibido el apoyo de Daniel Urresti, el pintoresco ex candidato del nacionalismo y todo indica que el PAP, a pesar de que García ha dicho que dejará que sus militantes voten con libertad, también respaldará su candidatura (el dirigente Javier Barreda ha sido claro en sus declaraciones); Keiko mientras tanto está aplicando la misma estrategia de su padre: está capturando el voto de la sociedad civil agrupada por ejemplo en asociaciones de mineros artesanales, en la iglesia evangélica, en los gremios como Construcción Civil, esto al margen de lo que se diga de quienes representan dichos bolsones electorales. Y mientras Pedro Pablo Kuczynski incorpora en su equipo a Acuña Peralta, Fujimori presenta como su asesor a Hernando de Soto, las diferencias por supuesto son notables. No sé quiénes son los asesores de Kuczynski pero todo indica que quieren perder esta elección. Lamentable en un momento cuando lo que está en juego es la democracia. Ya el fujimorismo tiene el legislativo, son 73 congresistas que hasta el momento han hecho un bloque sólido. Particularmente soy un convencido que cuando una persona concentra el poder, cualquier gobierno, incluso los bien intencionados, degenera en corrupción y pueden pervertir en dictaduras o tiranías. Nosotros ya vivimos el fujimorismo, lo conocemos; si bien la población le dio la mayoría a Keiko, pienso que ese voto fue un voto de castigo a quienes han detentado el poder durante los últimos años. Si Pedro Pablo Kuczynski no entiende que hay sumas que restan lo que sucederá el 5 de junio será una aplastante derrota. El futuro de nuestra democracia está en manos de quienes manejan su campaña. 

sábado, 13 de febrero de 2016

III FESTIVAL INTERNACIONAL PRIMAVERA POÉTICA 2015

.
ENTREVISTA A HAROLD ALVA
Por: Rosina Valcárcel (setiembre del 2015)
  .
El escritor, poeta, periodista político y editor Harold Alva, hace un alto a sus labores múltiples para entregarle a Lima el III Festival Internacional de Primavera Poética, una singular aventura que ha alcanzado citar a más de setenta poetas nacionales y extranjeros y sin contar con el auspicio de institución alguna. H. Alva ha editado una veintena de libros, entre los que sobresalen Lima: la épica del desastre (2012) y Ciudad desierta (2014), dirige la Editorial Summa. HAROLD ALVA es el Organizador del Festival Internacional Primavera Poética, el Director de Editorial Summa. Platicamos con él.
.
—Poeta Harold Alva, se lee, se escucha: "LIMA DISFRUTA DEL III FESTIVAL INTERNACIONAL PRIMAVERA POÉTICA", ello acerca a los países, a sus capitales, a sus autores...has logrado convocar a más de 70 poetas nacionales y extranjeros sin mayor auspicio ¿verdad? ¿Podrías desarrollar cuál es el objetivo central, cuáles las metas? ¿La lucha por la verdad, la belleza, la libertad u otro?
 .
Te respondo querida Rosina: El objetivo central del Festival es demostrarnos que podemos realizar este tipo de acciones con la sola voluntad de llevar poesía a todas partes, de reunirnos en torno a ella, al margen de si hay apoyo institucional o no. La lucha por la libertad y la belleza es un hecho concreto cuando asistimos a eventos como este, la fortalecemos, le devolvemos su prioridad. El Perú es un país maravilloso que necesita de este tipo de festivales para consolidar su tradición, ese proceso que nos ha entregado poetas que se han constituido como referentes trascendiendo nuestras fronteras. Nosotros no hemos tenido apoyo de ninguna empresa privada ni de ninguna institución estatal, hemos llegado a esta tercera versión gracias a la participación de mi compañera y de amigos que saben que es necesaria esta plataforma de poesía y que no han escatimado esfuerzos para que lleguemos bien a esta fecha que esperamos constituya un referente entre los festivales que se realizan en América.
 .
¿Desde el inicio con qué criterio se han ido seleccionando a los poetas homenajeados? ¿La mayoría son políticamente independientes, humanistas, centro-izquierda, o apolíticos?
 .
No hemos hecho una clasificación por ideologías o tendencias. Aquí ha primado la calidad de sus propuestas poéticas, esa libertad a la que te referías en tu primera pregunta, esa independencia de poder reunir en un evento a escritores que pueden ser antagónicos en su militancia pero unidos por su experiencia como guerreros de la palabra. Los poetas homenajeados son referentes de las tradiciones poéticas de sus países, hombres de gran trayectoria y de mucho reconocimiento. Invitarlos a Perú, ser su anfitrión, caminar con ellos por estas calles, escucharlos durante estos siete días, fortalece más que el vínculo literario, el vínculo fraterno entre nuestros países.
De pie: Benjamín Chávez (Bolivia), Melissa Patiño, Justo Jorge Padrón (España), Roberto Arizmendi (México), Eduardo Arroyo, Harold Alva, pintor Víctor Escalante, Adrián Alberto (Trujillo), Alicia del Puerto (Argentina), Jacobo Rauskin (Paraguay). Sentados: Elí Urbina (Chimbote), Jorge Ariel Madrazo (Argentina). 
.
¿La juventud participa en qué medida? ¿Por qué algunos autores claves no están incluidos en la programación? Claro, cada Festival es libre de elegir a sus invitados...
 .
No sé a qué te refieres cuando dices “autores claves”. De 73 poetas que participan, 20 son poetas jóvenes, una cuota representativa de quienes están escribiendo ahora, y no sólo de Lima, varios de estos jóvenes vienen de provincia. Esta es la tercera versión, la idea no es hacer un festival donde participen siempre los mismos, se trata de mostrar todas las propuestas y eso no se logrará en uno ni en dos festivales, todos serán convocados, unos más temprano que otros, y eso no dependerá tanto de nosotros sino de la disponibilidad de los invitados. Hay poetas importantes que no han sido convocados a esta tercera versión porque ya participaron en las anteriores y otros a los que seguro invitaremos en las próximas.
 .
¿Los poetas del interior participarán en el futuro?
 .
Cuando decidimos realizar el Primavera Poética, una de las razones que lo motivó, fue precisamente que no sea un evento centrista, la pretensión siempre fue ir más allá de Lima, mirar más allá de Lima. En el primero, en el segundo y en este tercer festival tenemos y hemos tenido un grupo importante de poetas que invitamos de otros centros que trabajan activamente más allá de Lima, incluso entre los poetas homenajeados tuvimos a poetas que viven más allá de Lima. Este año viene una delegación de seis poderosas voces de Trujillo y cinco de Ancash, por ejemplo. Los poetas del interior siempre han tenido y tendrán un espacio importante en nuestro festival.
Con los poetas de Trujillo: Adrián Alberto, Luis Eduardo García, Raúl Pastor Gálvez, Jorge Hurtado y David Novoa.
.
¿Cuáles son los paradigmas poéticos que unen a los poetas Invitados?
 .
Convocamos a poetas de siete países, si bien no todos coinciden con los mismos paradigmas, sí tienen referentes que los cruzan. Vallejo (1892-1938); Borges (1899-1986); Neruda (1904-1973); Paz (1914-1998); Rojas (1916-2011); Ginsberg (1926-1997); Rodríguez, muchos de ellos incluso han sido amigos o conocieron a sus paradigmas. Lo didáctico de este festival son las anécdotas, el cómo empezaron a escribir poesía, a quiénes conocieron, qué estaban leyendo cuando salieron al destierro, qué los asiste para que sigan persistiendo en un oficio al que le han entregado sus vidas. Escuchar platicar en una mesa a Juan Cameron de Chile con Jacobo Rauskin y de pronto al maestro Jorge Ariel Madrazo interviniendo para sugerir algo mientras Justo Jorge Padrón le comenta cómo conoció a Borges a Roberto Arizmendi es sin duda una experiencia irrepetible que me deja inolvidables lecciones.
 .
¿Se tendrán Actas o informe final?
 .
Como en las versiones anteriores, he publicado para este festival un libro de cada autor homenajeado: ALGUNOS POEMAS de Juan Cameron, SALMOS DE SANGRE de Óscar Málaga, LAS MANOS VACÍAS de Jacobo Rauskin, EL ARTE DEL POEMA de Justo Jorge Padrón, ALMA QUE HAS DE VIVIR de Jorge Ariel Madrazo y DESAFÍO CONTRA EL OLVIDO de Roberto Arizmendi. Y sí, definitivamente publicaré una antología en la que estarán incluidos todos los poetas que participaron ahora que la presentaremos en nuestro próximo festival, en setiembre del año 2016.
 .
-Colega Harold, gracias.
Harold Alva con la poeta Rosina Valcárcel en la Feria del Libro de Miraflores. 

lunes, 1 de febrero de 2016

OTRA ELECCIÓN CANALLA

Escribe: Harold Alva

En las últimas elecciones municipales la población votó por lo práctico y el resultado fue un voto amoral: canalla.
¿Qué hacer para revertir esta situación? ¿Cómo evitar otra elección canalla? Los responsables de lo que suceda en el futuro seremos nosotros y seguiremos en descenso mientras no asumamos esa gran responsabilidad. Por eso, es preciso detenernos y hacer un examen de consciencia, preguntarnos porqué fallamos, por qué no nos involucramos en las tareas importantes, porqué esta involución, porqué dejamos que sean otros quienes elijan por nosotros, porqué permitimos que las encuestadores apuntalen falsos liderazgos.
Detengámonos un momento en nosotros mismos. El problema cruza por una crisis de valores, de moral, esto que sufrimos pasa porque nos hemos acostumbrado a convivir en el irrespeto, en la ausencia de cumplir con la palabra, esto que sufrimos pasa porque como individuos no hemos aprendido a respetarnos entre nosotros mismos, vivimos acostumbrados a la zancadilla, a las coimas en niveles macro y micro, a las coimas en las licitaciones cuando pretendemos venderle al Estado o a los sobornos cuando le rompemos la mano al policía para que no nos ponga una papeleta, y creemos que todo esto es normal, y seguimos hundiéndonos, y seguimos tranquilos como si este fuese el modus operandi de gente con principios y claro que no, por supuesto que no.
Todos los días salimos a la calle y antes de salir nos miramos en el espejo y vemos a un hombre normal o a una mujer normal y retornamos a nuestros hábitos, volvemos a la rutina, y de nuevo se suceden las zancadillas, las vociferaciones, el rumor con el que nos atacamos y continuamos equivocados. Necesitamos detenernos como individuos. Necesitamos hacer un imperativo acto de consciencia. Necesitamos ser leales con nosotros mismos ¿Nos equivocamos? Sí, nos equivocamos, dejemos el miedo, la cobardía, asumamos que nos hemos equivocado, quitémonos este manto de desdicha y pensemos en el porvenir, trabajemos por empezar a mirarnos como ciudadanos sin manchas y caminemos hacia adelante.
Nuestro país no merece estas autoridades, nosotros no merecemos esto. Vamos a cumplir doscientos años de independencia política, pero aún no es tarde para volver a nosotros como individuos. Debemos empezar en nosotros la verdadera cadena por el cambio. Keiko, Acuña, García (su alianza impopular), PPK, Toledo, Guzmán, Olivera; no los merecemos.
Evitemos otra elección canalla.

sábado, 9 de enero de 2016

RICARDO BELMONT: Una lección de honestidad y coherencia


Escribe: Harold Alva
 . 
La tarde del martes 5 de enero Felipe Castillo se apersonó a casa de Ricardo Belmont. Los miembros del Comando Nacional de Campaña estábamos preocupados por las objeciones que tenían que levantarse en el JNE para inscribir la plancha presidencial. Nos preocupaba la desatención de Castillo y Manuel Vázquez, personero de “Siempre Unidos”. Castillo se sentó y muy suelto de huesos expresó que todo estaba bajo control. Frente a esa situación Luis Alfonso Morey le pidió los documentos, los observó y le llamó la atención el por qué decía que eran elementos por los que no teníamos que preocuparnos cuando la realidad era otra. Ricardo Belmont, indignado, lo miró y le reclamó a qué estaba jugando. Previamente Castillo había solicitado declinar con el mitin del 15 en la Plaza San Martín. 
“Yo cuento historias, yo sé contar historias, si me quieres contar una, cuéntamela bien porque la que estás narrando no la entiendo”. Le dijo Ricardo. Castillo lo observó como quien mide a su presa, sus ojos de serpiente se achinaron y respondió: “Olvidemos las malas noticias, traigo algo que nos ayudará a repuntar con la candidatura”. Belmont interrumpió: “¿Algo que nos ayudará a repuntar con la candidatura? Felipe, hemos salido durante estos últimos tres días en La República, El Trome y en Radio Nacional, las visitas en la web aumentaron al triple y tú vienes a decirme que no estamos repuntando mi candidatura?” Castillo pidió que lo deje terminar e intentó justificar lo que propondría: “El día 24 me reuní con Urresti, Urresti me pidió que vaya con el número 2 en su lista y yo no acepté” afirmó. “¿Cuándo hablaste con Urresti?” preguntó Ricardo. “El 24”, respondió Castillo. “¿Desde cuándo tienes los papeles del JNE que hay que resolver?” volvió a preguntar. “Desde el 23”. Respondió Castillo y antes de continuar con su relato preguntó: “¿Estamos en confianza? ¿Todos los aquí presentes somos de confianza?” intentó asegurarse. “Esta es mi familia, puedes hablar, estás con personas de mi total confianza”, le contestó molesto. En la reunión estábamos Luis Alfonso Morey, Enrique Labarthe, Mariano Díaz, Ricardo Belmont y yo. Castillo continuó: “Muy bien, sigo entonces. Me he reunido con Blanca Rosales de Canal 7 y nos pone el canal a disposición si ponemos en la lista algunos nacionalistas que son gente de Nadine, también me he reunido con Nadine, si tú no quieres, yo puedo entregar, de lo que me toca, aquellos cupos” Belmont lo interrumpió: “Felipe, a ver, retomemos, tienes los documentos del JNE desde el 23 de diciembre, te reuniste con Urresti el 24 quien sabiendo que tu partido lanzó mi candidatura te pidió que vayas en su lista y tú no me contaste nada, después te reuniste con Blanca Rosales porque te ofreció el canal del Estado para repuntar mi candidatura, viste a Nadine y sólo te piden algunos cupos en la lista al congreso que estás dispuesto a entregar, pero tienes los documentos que debemos resolver desde el 23 y recién hoy 5 de enero los traes con estas historias. Felipe me estás cambiando tu libreto, otra vez me estás cambiando tu libreto, yo desde el primer momento no he cambiado en nada, he hecho todo lo que dije que haría, puse mi canal a disposición de esta campaña, la radio, mi equipo, el personal, a todas esas personas que como yo creemos que todavía es posible reconstruir honestamente este país, Felipe, qué me estás proponiendo, tú te das cuenta qué me estás proponiendo?”, nosotros nos miramos pretendiendo no creer lo que estábamos escuchando. Castillo nos volvió a observar a todos, sonrió y continuó: “Ricardito, olvida todo lo que he dicho, traigo la solución para ganar, Issac Humala, el padre del presidente quiere ir en tu lista, te pido que hagamos un pacto de caballeros, dame tu mano, que vaya Issac Humala en la lista al congreso con el número 1. Dame tu mano, hagamos un pacto de caballeros, con Issac en el número 1 tendremos asegurado el dinero que nos falta para repuntar esta candidatura, tendremos el canal del Estado y a varios nacionalistas que invertirán en tu campaña, con Humala en la lista entonces yo también postulo, pero te pido que me des el número 2 (inicialmente Castillo declinó postular porque prefirió que encabece la lista su hija Ángela)”, finalizó. “Si va Humala, ahora si entras a la campaña y quieres el número dos”, pronunció Ricardo. “Yo quiero sugerir algo –intervino Labarthe-, aceptar lo que está proponiendo significa ir contra tu discurso, Issac Humala tiene un discurso extremista, tú vas a tener que cambiar tu discurso, la gente que te sigue y que te escucha sabe cuál es tu discurso, yo no estoy de acuerdo” Puntualizó. 
“Yo no puedo aceptar esto, yo no estoy de acuerdo, pero soy democrático y esto es algo que debo responderte como equipo, no puedo darte una respuesta sin consultarla con Iván Dibós, con Marcos Ibazeta, no puedo adelantarme a responderte sin consultarlo con mi equipo, yo no estoy de acuerdo, Harold ¿me acompañas a la radio?” y nos pusimos de pie y nos retiramos a la radio. Felipe Castillo se quedó con Luis Alfonso, Mariano Díaz y Enrique Labarthe observando los documentos que tenían que subsanar ante el JNE.

Harold Alva con Luis Alfonso Morey, miembros del equipo de campaña de Ricardo Belmont

Durante el trayecto hacia la radio fuimos recapitulando lo que está sucediendo con los partidos, la alianza entre Alan García con Lourdes Flores Nano, la alianza de Urresti con Susana Villarán, de Keiko con Huaroc, la alianza de Acuña con Lay y Anel Towsend, fuimos criticando los niveles de degradación a los que la política nos tiene acostumbrados, hablamos del significado contranatura de los pactos, del oportunismo. “¿Puedo darte mi opinión?” Le pregunté. “Sí claro, te escucho”. “Tú no necesitas a Issac Humala, puedes ser frío contigo mismo y aceptar llevarlo en la lista, efectivamente, Issac viene con dinero, canal siete y con la seguridad de capturar prensa, puedes aceptar llevarlo en la lista y después de ganar la elección rompes el pacto, pero yo no te veo así, tú no necesitas a Issac Humala”, concluí. “Yo no necesito a Issac Humala, claro que yo no necesito a Issac Humala, yo no voy a ser el candidato del gobierno, tengo 43 años de vida pública, de vida política, yo no voy a ensuciar eso, yo prometí una campaña decente, sin insultos, sin agravios, yo no ataco porque a mí me duele atacar, yo prometí llevar a los mejores hombres al congreso y voy a cumplir con mi palabra, yo no soy un oportunista, quizá nunca llegue a Palacio y me toque ser como Víctor Andrés Belaunde o como Haya de la Torre, yo no voy a traicionarme”, e ingresó a la radio. 
Volví con Luis Alfonso y con Enrique Labarthe, Felipe Castillo ya no estaba. Esa noche llegó Manuel Vázquez, el personero de “Siempre Unidos” y se quedó trabajando con Luis Alfonso y con Ricardo, después que terminó su programa, hasta las tres de la madrugada, subsanando las observaciones del JNE, sólo quedó pendiente terminar el Plan de Gobierno, que se suponía ya lo tenían listo. 
La plancha presidencial debió inscribirse el día viernes 8 de enero a las 2:15 de la tarde, que fue la hora de la cita que les dio el JNE. Sin embargo recién una hora y media antes pudimos concluir con el Plan de Gobierno gracias a la disposición voluntaria del vicerrector académico de una universidad local. 
Lo que debió estar listo la noche anterior no se realizó debido al boicot que el propio Manuel Vázquez, personero de “Siempre Unidos” realizó desde su cuenta en la página del JNE, nos dio la clave y cuando estábamos ingresando los documentos, la cambió, lo llamamos, apagó su celular, insistimos, nos contestó, nos dio otra clave, ingresamos, seguimos adjuntando los documentos y de nuevo nos botó el sistema, otra vez cambiaron la clave, y así sucedió tres veces más hasta que decidimos llevar toda la documentación en físico a la hora de inscribir la candidatura. Felipe Castillo pretendió boicotear la inscripción aquella noche. 
Ricardo Belmont consultó con su equipo y la decisión fue unánime: Issac Humala no va. Se decidió por la consecuencia, se decidió por la coherencia, Belmont, ni nadie de su equipo iría con alguien que significaba convertirlo de un momento a otro en el candidato del gobierno. “Los Humala Heredia están con un pie en la cárcel, nosotros no vamos a blindar a nadie”, fue el comentario de Marcos Ibazeta. Belmont llamó a Castillo para decirle que lo estábamos esperando en la casa de Javier Prado para ir juntos a inscribir la plancha presidencial de “Siempre Unidos”, Castillo le respondió que antes tenían que conversar, le insistió que vaya encabezando la lista Issac Humala. Ricardo le dijo que eso estaba descartado y que venga, porque a las 2:15 tenían que estar en JNE. “Llego en veinte minutos”, le respondió Castillo. Eran las 11.30 am. Castillo nunca llegó a la casa de Javier Prado, apagó sus celulares, él, el personero legal, su gente de confianza. 


Felipe Castillo se vendió al gobierno. Felipe Castillo, torpemente, selló cualquier posibilidad al transar con los Humala / Heredia, esa pareja de aventureros que le mintió al país, que defraudó al país, Felipe Castillo quebró sus rodillas frente al oportunismo y delató en él ese modo deleznable de hacer política, Felipe Castillo terminó siendo uno más de aquellos demagogos capaces de prometer cualquier cosa para alcanzar no el objetivo colectivo de trabajar por el Perú sino para capturar la atención del poder fáctico y ganar miserablemente réditos pecuniarios. Castillo extorsionó, chantajeó y pretendió imponer un Issac Humala que nos habría desnaturalizado, pero se encontró con un candidato atípico, chocó con un hombre que no hincaría sus rodillas por sostener una candidatura, Castillo chocó con una pared de coherencia, de actitud y de convicción por reconstruir un país que está cansado de los políticos que mienten, que son capaces de pactar con quien sea con tal de llegar al poder para servirse. Lo del viernes no fue el final de una historia, los árboles mueren de pie y aquí nadie ha muerto, todo lo contrario. Felipe Castillo debió entender la filosofía Belmont: “el primer error es el último” y debió entender que nosotros sí estamos unidos para hacer de la política el arma con la que seguiremos luchando por la revolución moral. 
Ricardo Belmont anunció su candidatura el 12 de diciembre y en menos de treinta días logró movilizar a miles de peruanos. Este es el principio, aquí empieza algo que volverá a ser grande, hay convicción y hay coraje, “el ave canta aunque la rama cruja porque sabe de lo que son capaz sus alas”. 
Estamos listos.

miércoles, 2 de diciembre de 2015

El escritor de verdad


El escritor de verdad vive para su obra, en su radio de acción no hay lugar sino para fabular, para construir los argumentos que le darán consistencia. No se mide con nadie, no está pendiente de las reseñas periodísticas, no anda solicitando entrevistas. El escritor de verdad compite consigo mismo, su lucha es contra sus fantasmas, contra la inestabilidad del lenguaje, porque sabe que la vida es demasiado corta como para distraerse con la estupidez de la moda. El escritor de verdad no busca ponerse “de moda”, no está pendiente de cuántos “likes” consigue su estado de Facebook. Su tiempo lo dedica a leer, a construir sus historias, a corregirlas y en ese ejercicio aprende a destruirse porque sabe que sólo destruyéndose alcanzará la perfección, el remate lírico, el final sorprendente. Y retorna al reto de su pantalla como quien acepta una pelea. El escritor de verdad sale a la calle, se contamina con el esmog de la vía expresa, se detiene sobre los puentes y observa los edificios, la velocidad de los autos, el vuelo de aquellos pájaros que lo observan con misericordia. El escritor de verdad no está a la caza del reconocimiento ni anda pidiendo que lo incluyan en antologías, al escritor de verdad no le importan las antologías, no está pendiente de seminarios o conferencias, no solicita que lo pongan como crítico en las presentaciones, no anda buscando presentaciones. El escritor de verdad no se hace propaganda, no busca organizarse en argollas o capillas porque hacerlo significa inseguridad, pánico a que nadie lo tome en cuenta, al escritor de verdad no le interesa que lo tomen en cuenta. El escritor de verdad es un bello salvaje que se entrega a lo que ama sin proyección ni cálculo, el resto son las credenciales para alcanzar el olvido.

El golpe de Victoria


El título de un libro suele ser una puerta, pero cuando esa puerta tiene que ver con el azar, la intriga es lo primero que nos asalta. No es lo mismo ingresar (o salir) con la certeza de que adentro (o afuera) hay algo a intuir que después de dar el paso decisivo nos espera la sospecha, la duda como relacionante a esa decodificación que hará del personaje no la punta del icerberg sino ese ochenta por ciento que el narrador nos entrega de forma sistemática como quien se arranca la piel, su historia, página tras página. Victoria Guerrero, la poeta de “Ya nadie incendia el mundo”, “Berlín” y “Cuadernos de quimioterapia”, ha publicado “Un golpe de dados (novelita sentimental pequeño – burguesa)”, un texto de autoexploración que nos entrega como quien necesita saldar una deuda con la nostalgia, con las calles donde no sólo conoció el amor sino sobre las que fue creciendo una generación con la que participa como quien detona una bomba, un grito, un poema de redención. Victoria Guerrero, consecuente con su propuesta poética, ha escrito un relato político que bien puedo asociar a sus “Documentos de barbarie”, por ese tono de inventario que a pesar de lo personalísimo constituye un manifiesto colectivo. El valor agregado, más allá de la historia, radica en su técnica, en su estilo para domar el lenguaje: la destreza con la que narra cómo se gesta la reacción popular y, a contracorriente, nos deja el final como esa puerta que constituye la punta del icerberg, lo que se ve: Guerrero termina su texto sin escribir lo que sabemos, es reticente. Nos propina un knockout, una lección de clase con la que no podemos dejar de perturbarnos. Léala: “La palabra no existe en medio de la guerra”.